RAMÓN LLANES

BLOG DE ARTE Y LITERATURA

martes, 20 de septiembre de 2016

EN MEMORIA DE ALONSO CONDE

 
EN MEMORIA DE ALONSO CONDE GARCIA



Ha muerto un poeta. Se han cerrado para siempre los ojos de Alonso pero ha quedado su tiempo en la tarima del recuerdo. La voz del poeta seguirá viva en el aire de Santa Ana, quedará vestida su voz del sentimiento de su origen alosnero, con la mística de un buen fandango; quedará el honor de quienes hemos compartido con él dudas y tormentas.
Ha muerto la luz del poeta en un setiembre aliado que le lleva a la arboleda tierna de su patria de Vallecas, con los suyos, con los bohemios que le dieron el pan y le hicieron el brindis. Su palabra será más de culto para quienes le seguiremos amando. Cuida la eternidad, hermano poeta.

Ramón Llanes. 20 setiembre 2016.

MI CASA

«Habito una camisa humilde,
en una casa humilde,
en un lugar humilde que soporta mi pena…
Mi casa se decora con las risas
de un patio de colegio, aquí a la vera…
Cuando llegan
la camisa se estira y la casa se alegra.
Y los pájaros cantan volantines
y se cagan, traidores, en el verso que está sobre la mesa…
Cuando la risa vuelve al aula,
cuando se van, se aleja
ese trinar que hace la Vida Vida,
y los pájaros, compungidos, se alejan,
trinando una sonata de melancolía con plumas,
una tarde desierta…
Y de nuevo me habito en el silencio,
de la mesa cagada, de una camisa sin venas,
de una casa sin ruido
que es donde la nostalgia guarda un hueco
para que yo os contara este poema.»


Alonso Conde García. muerto hoy 20 de setiembre de 2016.

lunes, 19 de septiembre de 2016

UN ECLIPSE DE TRES A SEIS

 
UN ECLIPSE DE TRES A SEIS


Bastaba mirar el sol de octubre para no creerse que de tres a seis se le fueran medias ganas de alumbrar, tampoco por despiste del farolero, tampoco porque sí. Visto el esplendor rabiando de locura no valía la pena convencerse de un eclipse novato. Llegó de puntillas, sin ruido, asolado, remando a la contracorriente de sí mismo, y de tal manera no se presentan los dioses. Luego adivinamos que no era dios ni pertenecía a su séquito, era una intermitencia de luz en el universo, una linterna apagándose, hasta apagarse del todo hasta encenderse del todo, como un juego.

Ramón Llanes

sábado, 17 de septiembre de 2016

FANDANGO


PASIÓN POR THARSIS


HIPOTECA


HIPOTECA.

 

 

Define nuestro Diccionario de la Lengua el concepto hipoteca como finca afecta a la seguridad del pago de un crédito; procede del latín y del griego cuyo significado literal es poner debajo. Al hilo de esto , al objeto de desmenuzar la palabra, hipo es un movimiento convulsivo del diafragma que produce una respiración interrumpida y violenta acompañada de un ruido gutural, añadiendo el diccionario que se puede quitar con una sorpresa o un susto. En conclusión, una hipoteca, atendiendo a estas definiciones y consintiendo cierta licencia traductora de los vocablos, viene ser algo así como un empeño económico para estar debajo de una figura enorme que produce convulsiones violentas a quien la contrata, un susto que permanece al menos durante veinte años.

Ahora podemos explicarnos todos los despropósitos que conlleva esta curiosa y endiablada figura; aún seguirá siendo inexplicable que contratemos tipos de interés asequibles que la inercia del tiempo lo engordan sin tener en cuenta que la entidad prestataria lo adquirió a precio bajo y le beneficia cada una de las fluctuaciones de dicho tipo. Pagamos ahora a diez lo que cuesta cuatro solo porque la hipoteca de interés variable y la necesidad nos abocó a este desatino.

También podemos explicarnos al fin que la existencia de la hipoteca es la causa principal del alto coste de la vivienda.

 

 
Ramón Llanes.

jueves, 15 de septiembre de 2016

TRAGICOMEDIA EN UN ACTO

 
TRAGICOMEDIA EN UN ACTO


Fuime resuelto a agarrar la suerte por los pelos y obligarla a prestarme la debida atención, alegando mi posición generosa con la vida, mi fidelidad con el euromillón de martes y viernes y mi amigable relación personal con Curro y con Antonio, dos personajes influyentes en esto de las loterías. Quien me precedía en la compra pidió tachar el número 90 en el papel expreso donde se insertan los números; a indicación de Curro -el 90 no se puede elegir porque no está, solo llega hasta el 50, (le advirtió)- la señora espetó y casi insultó al sistema, con frases como, es mi número preferido, siempre he ganado en el bingo con él, mi marido murió a los 90 y etc, etc, aceptó la insinuación de Curro: “tache usted noventa veces el uno”, lo hizo y se fue tan feliz y satisfecha con una gran sonrisa por haberse rebelado contra algo y haber sido atendida.

MORALEJA: La vida.

Ramón Llanes. 15 setiembre 2016.