RAMÓN LLANES

BLOG DE ARTE Y LITERATURA

lunes, 26 de junio de 2017

DEL AMOR Y OTRAS OSADÍAS.

DEL AMOR Y OTRAS OSADÍAS

Para no desviar la mirada que la insignificancia del destino deja en el sitio justo, para buscar esa extraña sensación que rompe los huesos. ¿Será original quien no ama?, la ruta del deseo está escrita en el primer cuaderno de la vida; dicen que las motivaciones se suceden en el entorno del camino; a quién amar, a quién entregarle un sentimiento nuevo, para que no sea entendido. La prenda no es la virginidad es el propio sentimiento, que se ha guardado con pulcritud de olvido para cuando se hubiere de solear y se encontrare destinatario perfecto capaz de compartirlo; será más íntimo el sentimiento.
Del amor hablamos en la trena y en el campo, del amor son la palabra y el verso y las muchas verdades y la soledad; del amor es la osadía de vivir con hambre amorosamente desnudo en el golpeo de la lluvia y del amor la locura, todo cuanto arranca la valentía del entendimiento para perseguir o estar con la persona amada. Del amor son las utopías y el alpinismo, el orgullo y la insensatez. Qué haremos los gremios incivilizados si en el alimento del cotidiano vivir se desprecia el amor y las sopas son solo sopas que sorprenden en el primer calentón y después se enfrían por la incontinencia. A qué estarán predestinados los seres que han creado mil formas de amarse, en qué mundo cabrán los desechados de la orgía sensual que produce la emoción de vivir en apareamiento.
A estos perplejos consignatarios de placeres les minará de inconsciencia el predictor de amores y acabarán por huir calle abajo del mundo con la sola intención de desaparecer de algo tan inútil como su casualidad de saberse inocuo para amar, para ser exageradamente amado. No será posible, mientras la pasión tenga protagonismo en este teatro fugaz, llamado vida, no será posible que los humanos renuncien a tal sublimidad, cuando pende tanto bienestar sin más osadía que la entrega, sin otra joya que una mirada.

Ramón Llanes. (MEMORIA DEL PRÓDIGO)

EL NIÑO Y LA GUITARRA

 
[19]
EL NIÑO Y LA GUITARRA

Llegaban las horas espesas
al reducto de la casa
y se ponían las luces brillantes de tanto ambicionarlas,
se dibujaban los juegos del niño
en la pared despierta, –todas las paredes estaban despiertas–
y se vio al niño en llanto de emociones
cuando le llegara a las manos la guitarra.
Empezó a sonarla, la acariciaba con su ternura,
la durmió en su almohada.
El tiempo le enseñó las notas del fandango
y pronto se distribuyó la vida del niño
con las palabras que le anunciaron cantes.
Todas las tardes, todas, el niño se precedía
de encantos con la guitarra.
Así, aljibes de músicas, entre la templanza del ganado bienestar,
el niño se hizo más niño
y no crecieron las cuerdas
y creció su armonía de inquietud.


Ramón Llanes. (MINERALOGÍA DEL ALMA)

sábado, 24 de junio de 2017

PONGAMOS QUE TE QUIERO


PONGAMOS QUE TE QUIERO

 

                Algo así como estremecerme en tardes y días, en caminos sin sustos, algo como la mar que se inquieta cuando llegamos, te he dicho en mil millones de besos que somos de la misma sustancia, que nos gustamos en el abrazo y en el sudor, te he dicho amor como quien respira desde el más ingenuo y puro de los convencimientos y puedes llamarme al umbral o a la alcoba y puedes dedicarme un minuto haciéndome de felicidad los pasos; hemos puesto nubes como pilares y sueños de cimientos, hasta que nos ha ido bien querernos y pongamos que es solo el principio a un largo infinito que nos dio por inventar para nosotros. Pongamos, amor, que compartimos el ideario del sentimiento con estas mismas miradas y pongamos que te quiero como lo sabes y el mundo se nos achica para rodearnos los muchos sueños pendientes.

 

                Ramón Llanes. 24 junio 2017.

jueves, 22 de junio de 2017

TARDES DE PASEO

TARDES DE PASEO

En tardes de paseo
se hacían los novios,
el último sofoco se vivía ya anocheciendo
con la extenuada pureza en los labios mismos,
la ingravidez en los ojos.
Cuánto de belleza
por la arritmia del tiempo concluso
y cuánta sostenida colección de espasmos,
propios del enredo,
en las brillantes caras de los casi niños
que empezaban a amarse.
La tierra sabía de la ingenuidad
y perdonaba el cuchicheo como una madre.
Pero dios se había marchado de la mina con vergüenza,
porque en los tajos se discutía mucho de su honor.
Y había entretenimientos
en la pudorosa libertad
de complementarnos emociones
por aquellas duelas de vida
sin sabernos réprobos del credo olvidado
ni ponernos tristes a falta de misericordia.
Éramos los personajes alegres
del encanto frágil
de una función solo nuestra.



Ramón Llanes. (MINERALOGÍA DEL ALMA)

COMPAÑERO DEL ALMA

 
COMPAÑERO DEL ALMA

A mi compadre Pedro Ponce,
con motivo de su Jubilación.



Me miro atrás y estás en mis costados,
el compañero eterno de mi vida,
mi guardián, mi espera, mi partida,
el dios custodio de mis malos tragos.

Llevo en la conciencia cuanto me has dado,
tengo tus inquietudes transmitidas,
conservo emociones ya vividas
y aquello que el sentir tiene guardado.

No es un final postrero, es osadía,
es un truco del alma, compañero,
para tenernos libres todavía

en este largo andar de dos enfermos
que de amistad hicimos la alegría
para no dejar nunca de querernos.


Ramón Llanes.
Huelva 28.11.2014

EL AGUA

Sonidos del agua escondida


Témpano en el curioso dormir 

del agua fría, 
por secuelas de la vida 
dejaron las ramas puestas
a la soledad, 

luego bebían las bocas sedientas 
de hombres sedientos 
que buscaban vida en las vidas del agua. 
El socavón premiaba la búsqueda 
y el agua se consentía aplacadora, 
escrita de lealtad de tiempo, 
hecha al sondeo 
y siempre dispuesta 
para la sed de los hombres.

Ramón Llanes. (MINERALOGÍA DEL ALMA)