RAMÓN LLANES

BLOG DE ARTE Y LITERATURA

viernes, 15 de diciembre de 2017

DE PAZ Y OTRAS VERDADES

DE PAZ Y OTRAS VERDADES


Desde el rincón más tierno de tu pensamiento
buscaremos Paz para los dos,
tú y yo seremos cómplices en este tajo
de ansiedades,
tú y yo hemos solicitado
la anulación de los conflictos,
sabemos tú y yo de las fauces malditas
que emplean la guerras
y no son válidas excusas para nosotros,
ni limpias soluciones ni necesarias consecuencias,
todo en las guerras está maldito, inútil.
La Paz que pedimos es un derecho constituido,
un estado de felicidad,
la Paz es una constante actitud de vida,
es una apuesta tuya y mía y de todos los humanos
que se restriegan el dolor
cansados de lágrimas
después de cada puesta en escena
del último combate.
Necesitamos, tú y yo, los apuntes de geografía,
los saldos de afectos,
las persianas rotas,
el cántaro vacío,
la luna a medio mecer, nuestra ración de abrazos,
el corazón en llamas,
la sonrisa puesta,
el fragor de los románticos,
mas tú y yo, amigo, no precisamos el odio,
no somos de la discordia ni del hambre,
no apostamos por la muerte impuesta,
nosotros somos adictos a la Paz,
en todas las horas, en todos los pupitres
y en nuestros sentimientos.
Tú y yo, hermano, con la grandeza de la Paz en el alma.





Ramón Llanes 27 enero 2016.

¿ES NAVIDAD?

¿ES NAVIDAD?
Me dirigía tranquilo a mi quehacer diario; es Navidad y las gentes mostraban el mismo rostro de siempre salvo algunas excepciones; nos deseábamos felicidad, de manera distinta a como lo hacemos el resto del año. Encontré hombres y mujeres que pedían una limosna para comer, un indigente dormía en el zaguán de una entidad bancaria con los pies al descubierto, llovía, tenía la cabeza tapada, eran poco menos de las once, nadie le prestaba atención.
En el bar alguien pidió un desayuno con vehemencia amenazando coger una metralleta, nadie le prestó atención y se fue sin desayunar; llovía, muchas gentes caminaban sin paraguas, se mojaban sin pretender ser románticos; un chico joven, bien vestido vendía calentadores de marca desconocida, nadie le compraba; en una esquina estaba, como siempre, el vendedor de cupones que lleva un año sin dar buena suerte, la señora del kiosko de prensa tenía frío y estaba aburrida, con cara de tristeza, los bares son un reguero de público a la hora del desayuno, toman café con tostada, (muy típico); Una chica alta y rubia hablaba con su novio por el móvil, pasábamos, la oíamos, nadie le prestaba especial atención. Un moro vende alfombras de las que no vuelan y nadie le compra.
Las conversaciones tienen exclusiva referencia a los asuntos de siempre, un hombre muy mayor me pide dos minutos de mi tiempo, le hago poco caso pero le atiendo. Me ofrece, gratis, su mensaje para esta Navidad: “quiero ser feliz”. Y le sonrío con toda complacencia.
Ramón Llanes

LA FAMILIA ES NAVIDAD


LA MINA ES NAVIDAD


jueves, 14 de diciembre de 2017

YO NO SÉ DE LA PAZ

YO NO SÉ DE LA PAZ



Yo no sé de la Paz
más de lo soñado, no la he vivido en los ojos,
no la tengo en mi tribu,
solo me la enseñaron en su ausencia.
No sé de la Paz que cantan
los poetas del mundo,
de esa Paz sufrida que sufren los hombres,
no le he visto la cara descubierta a la Paz.

No puedo enredarme en hablar de la Paz
como si me hiciera compañía
en mi cabaña
o como si se me tropezara en los ocasos,
no concibo cómo son las manos de la Paz,
si son como las tuyas, amor,
o solo son como una extraña quimera.


Ramón Llanes. 26 0ctubre 2016.

 Recitada en Moguer.

ACTO PRESENTACIÓN "HUELVA ES VERSO"


ACTO PRESENTACIÓN ANTOLOGÍA “HUELVA ES VERSO”


Definitivamente estamos locos, los poetas estamos locos. Mientras el mar se traga sueños y promesas, Cataluña solicita su extraña libertad, Palestina sigue siendo un ataúd, Siria se muere todos los días y millones de niños nunca saben perder el hambre, mientras todo eso ocurre, nosotros escribimos versos, los poetas conjugamos utopías con versos, engalanamos versos, presentamos libros, muchos libros, cada vez más libros.
Será que los locos poetas hemos entendido que la poesía es la luz que conduce al sueño de los hombres que se ahogan en el agua por alcanzar un mundo distinto; que los versos son vientos que desvían y anulan las balas de Siria, que la poesía es alimento para los niños del mundo y que el poema es el diálogo que puede enseñar cómo resolver los conflictos que asolan esta humanidad que nos olvida. Los poetas creemos en la capacidad de los versos para salvar a los hombres, creemos que los versos son la primigenia rebeldía para encender las conciencias.
Los locos poetas entendieron desde el comienzo de los tiempos del valor de la palabra y se pusieron a escribir versos, a recitar versos en las calles, a cantar versos en los casinos y los poetas crearon los libros, crearon las voluntades para llegar a todas las quimeras, divulgaron la paz y la libertad a través de los versos hasta que los gobernantes lo entendieron y comenzaron a legislar pensando en los hombres. Y otro día los jóvenes versos revolucionaron la vida en un mayo del 68 y nacieron nuevas formas y muchas esperanzas. Y otro día vinieron Lorca, Juan Ramón, León Felipe, Neruda, Borges, Miguel Hernández, a crear expectativas de emociones y cambios a partir del arma de los versos y cuando se marcharon habían dejado un mundo mejor hecho a base de versos.
Y cuando otros locos -no poetas- inventaron las guerras, cuando se produjeron los desastres y la muerte dividió a los pueblos, los poetas siguieron cantando versos hasta que consiguieron acabar guerras y establecer códigos de concordia para llegar a entendimientos, democracia, solidaridad, ética, libertad, hasta conseguir que fueran posibles los sueños y no fueran imposibles las utopías.
Y ahora vienen otros locos poetas a seguir apostando por los versos como valor para continuar remendando este mundo aún no perfecto. Y estos poetas dedican a Huelva y a toda su provincia su mejor traje de versos en esta muestra de 170 poetas que conforman esta siguiente rebeldía. Están quienes escribieron de Huelva, quienes quisieron escribir de Huelva, quienes murieron habiendo dejado versos a paisajes, personas o sentimientos de Huelva. Este libro HUELVA ES VERSO, recopila la vida emocional de los poetas partiendo desde Manuel María Sáinz -que escribiera el primer libro publicado en una imprenta de Huelva en el siglo XVII- pasando por Arias Montano, Juan Ramón, José María Morón, Juan Delgado, Jiménez Barberi, Díaz Hierro, Ernesto Lazo, Onofre López, Acracia Márquez y llegando hasta José Manuel de Lara, Juan Cobos Wilkins, Alfonso Pedro, Paqui Aquino, Adelaida Hidalgo, Ana Caro, Casto Sancha y muchos más. Poetas, pensadores, seres humanos con la idea fija de hacer de Huelva un lugar cantado en la simbología preciosista de los versos.
HUELVA ES VERSO, es el resultado de todas estas emociones, las emociones de los poetas y las emociones de la Institución Ayuntamiento de Huelva que también entiende la poesía con inmensa capacidad como para hacer mejorar la vida de los hombres de su ámbito.
Gracias a los poetas que construyeron con líricas las más alcanzables utopías, gracias a los hombres que creen en la palabra, gracias a los miembros de esta Institución por sabernos entender, gracias a cualquier rincón de Huelva y provincia por ser la mejor musa para este libro que se convierte desde este momento en una referencia imprescindible para el estudio de nosotros, de nuestra Poesía y de nuestra amada provincia de Huelva. Gracias a la vida que nos concedió el privilegio de ser de Huelva.


 Ramón Llanes. Huelva. Casa Colón 12. 12. 2017.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

CALLEJEROS

Callejeros
(Una aproximación a la Navidad)

El único credo del nómada es la supervivencia, a costa del dolor, la incertidumbre o la vida, un credo especial que aplasta a estos callejeros que ponen color o música a nuestra ciudad, entretenida en otro menjunje, en su película cotidiana, en su identidad, pero ellos se dejan ver en los espejos del tiempo, entre hambre, desconsuelo o indigencia. Son también azúcar de nuestra sociedad, incluso si le observamos desde un tono más humano caemos en la cuenta que somos nosotros mismos conviviendo con otra vestimenta.
Los callejeros entienden más de ansias que de política, más de miradas que de consumo, más de sueños que de miedos, más de adivinar cómo es un hombre que se les acerca. Los callejeros que inundan plazas y semáforos están tan prendidos al sentimiento que se juegan la tacha por cualquier palabra de afecto. Nosotros mismos otra vez, con cara de voluntad y con arañazos de tristeza, ellos se nos parecen o son nuestra prolongación. Siempre enseñan, en idiomas ininteligibles, cómo es el agradecimiento.
Pongamos por caso que algo de simbiosis existe en este galimatías donde se enfrentan confort y desvelo, quizá sea distinta nuestra reacción de mañana al recibir en la ventanilla del coche el gesto amargo de eso otro yo que nos solicita un compromiso y sonríe aunque no le hubiéramos atendido. Minúscula vida.



Ramón Llanes. EL CAJÓN DEL SASTRE.