RAMÓN LLANES

BLOG DE ARTE Y LITERATURA

martes, 14 de agosto de 2018

LA LETRA PEQUEÑA DEL MAR

La letra pequeña del mar


Los últimos sucesos implican al mar por el descuido que ha mostrado respecto a las travesías necesarias de seres humanos en su lucha por sobrevivir, dejándole entrever una somera culpabilidad y cierta fusta de "insolidario" para con los problemas actuales que asolan la vida en sus orillas. El mar tiene su letra pequeña y sus códigos de conducta, no admite se le intente hacer corresponsable del mal de la tierra y de los desatinos de esa humanidad cercana ni presta conformidad a las formas y modos que se emplean. No está, en definitiva, en sintonía con el conflicto, el mar tiene sus propias agonías, sus recelos y sus contrapuntos y en ello le va la vida. Tampoco está sometido a que se le achaque insolidaridad, hace aquello que le es genético: nunca se queda con lo que no es suyo y devuelve a la tierra sus pertenencias.
Hablábamos del mar en consonancia con la peste que inunda esta parte más concreta del mundo para la cual habíamos diseñado un sistema de comunidad que respondía a las expectativas de orden que buscábamos para conseguir cuotas de bienestar de mayor grado en cualidad y cantidad. Después de un largo trecho insuflando el sistema, apostando por él y ya con todos sus esquemas escritos en reglamentos y leyes, con su buen elenco de personas al servicio de esta comunidad llamada Europa, después de todo esto observamos que ha sido un grave fiasco de imposible o difícil restitución. Dicen las estadísticas que somos más de cien millones de pobres, que el espíritu primigenio está incumplido sin pudor, que se ha llenado la vida de una tecnocracia innecesaria y de una burocracia torpe y que todo ello impide su correcto desarrollo.
Para colmo de nuestra insatisfacción, esta gremial comunidad de derechos sostiene una teoría inhumana y esquiva cuando se le somete a cuestiones de alto calado solidario. Los movimientos migratorios, los éxodos, las huidas de tantos seres de una a otra nación en continua búsqueda de un mundo mejor no son asuntos que parezcan afectar a esta parte de nuestra humanidad provocan- do con ello los consiguientes sofocos al sentirnos cómplices colaterales de estas tropelías. De modo que con imaginación hacemos como que nos inventamos a diario nuestra propia realidad, quizá perdiendo hojas de identidad y sin duda siendo conscientes de la inconformidad y del desorden. Es evidente que el sistema nos llevó a sitios desconocidos donde no estaba la tierra prometida.

Ramón Llanes. EL CAJÓN DEL SASTRE

lunes, 13 de agosto de 2018

t).-


t).

Procédase, señora de las promesas, a cerrar.
Fíjese el canto dulce en tierra infecunda,
los recuerdos échense con leche de olvidos
a los pozos sin fondo, bórrense los caminos
andados y las posadas, ciéguese, señora, la luz.
Hiéranse los pensamientos hasta morirlos,
hasta indesearlos. Agítese la borrasca
en honor a otra nada. Créese que no fue.

Ramón Llanes. De VISIÓN ORIGINAL SUBTITULADA

CONFESIÓN




31.- confesión

Me entiendo llenador de vacíos.
Cuando era llenar silencios de la noche con los llantos,
cuando llené de felicidad los tiempos de mi madre,
cuando me llené de horizontes los bolsillos,
cuando supe llenar de besos otros labios,
cuando aprendí a llenar espejos y pensamientos,
cuando tuve que llenar páginas sin pasiones,
cuando llené mi vida de tu vida
y se hizo nuestra la vida llena,
¡cuánto me llené de tí sin desbordarme!


  Ramón Llanes. Fábula del Vacío






EL PUEBLO EN FIESTAS, DESDE EL CAMPO. (Pedro Alonso Morgado)


Alonso-Morgado Tallefer, Pedro
Sevilla 1888. La Palma del Condado 1962.


EL PUEBLO EN FIESTAS, DESDE EL CAMPO


A La Palma del Condado.


En la quietud de la campiña austera,
se alza el pueblo, romántico y festero,
-capotillos de sol en el albero
y redobles de potros en carrera-.

Tiembla de viento y sed la rastrojera
bajo el amplio bullicio campanero,
que desgrana su lírico aguacero
mojando de sonidos la pradera.

Y, al crepúsculo, verde de ramaje
verde. Oro sucio de rastrojos secos.
Azul de cielo. Nieve de celaje.

Saltos de chispas con traquidos huecos.
Y el pueblo arrebujado en el paisaje,
como en un amplio pañolón de flecos.


(De su libro Antología Poética)

Incluído en la Antología HUELVA ES VERSO.













domingo, 12 de agosto de 2018

FANDANGO. NADA MEJOR.


AL CABEZO "EL MADROÑAL"

AL CABEZO “EL MADROÑAL”


A Tharsis, que me crió.


Anteayer, jugando en la era,
me acariciaba tu sombra,
distraído mirabas,
con los ojos cansados,
la huerta y la corta.

Anteanoche, cantando en tu cima,
calentabas tus hojas
en la “jacha” del “coto”
al son de fandangos
con voz semi-ronca.

Y la luna, rociando tus pinos,
reflejaba en las rocas
todo el agua del dique
y en “el cerro los gatos”
azulaba la choza.

Y mañana, recordando los sueños,
me contarás tus cosas
de barreneros viejos
que en el piso catorce
sufrieron a solas.


Ramón Llanes. (Del poemario UN SOPLO DE MI VIDA)

TÚ ERES PENTAGRAMA DE LA VIDA









TÚ ERES PENTAGRAMA DE LA VIDA


A mi “primo” Carlos Llanes
con motivo de nuestra amistad.


Llegaste a mi amistad con piel de canto
y estirpe de mi estirpe en la verdad,
de la pasión viniste, de la paz,
del sentimiento Llanes tan intacto.

Estás de mi querencia en lo más alto,
ya eres corazón y eres caudal
de fuente de mi afecto y realidad
que tanto bien me hace preservarlo.

Tú eres esa música encerrada,
una nota crecida en la armonía,
la voz que pone luz a la soñada

canción que fortalece cada día
el hueco espiritual del alma.
Tú eres pentagrama de la vida.


Ramón Llanes
Tharsis 7 Agosto 2018.