RAMÓN LLANES

BLOG DE ARTE Y LITERATURA

martes, 15 de agosto de 2017

EL ATRACTIVO DE LO DESCONOCIDO


El atractivo de lo desconocido


Me imagino encontrándote una mañana de rutina mirándonos casi sin descubrirnos, en la ciudad cualquiera que hubiéramos inventado la noche antes o que el sueño pusiera en nuestra senda; imaginando los pasos rotos del cansancio perdido y buscando ese algo insinuante que la vida se atreve a ocultar para ofrecerlo en el momento justo. A la vuelta nos volvemos a mirar y quedamos en volvernos a mirar muchas veces, en la ciudad sin nombre, adonde acudimos por defecto. Y la ternura que encierra el primer sonrojo y la sonrisa grande empujando las palabras y un suspiro que se escapa y seguir mirándonos sin preguntarnos el nom- bre ni la procedencia ni la dedicación ni la prisa; sin preguntarnos el deber o el tener, entendiendo que puede surgir el universo desde la nada de los datos.
Hablar de sueños, de ahora, de interioridades, de paisajes, nunca de recuerdos ni de nostalgias; poniendo los dos el alma abierta en trozos nuevos, limpia de arañazos y vanidades, el alma sin corregir ni envolver, un alma sosegada por el resultado incisivo de las miradas. Luego del primer beso apenas sin conocer por qué se formaron las grietas de los labios, apenas sin preguntarnos dónde estaremos juntos la próxima vez. Hablar y sonreír, contarnos todo lo nacido en esa libertad que acaba de comenzar para nosotros. Abandonada toda curiosidad, todo compromiso y toda lucha anterior. Empezar a ser, desde ahora. ¿Posible?.
Habría sido un encuentro sin esperas ni prolongación, solo el tiempo que otorgara el deseo, con la sensación de no encontrar ni perder, con el pulso inquieto y el amor atento; los nudos del pudor compondrían esa dosis de rabia que se apresta a descorrer lo desconocido para interpretarlo como el punto posesivo que precisan las cosas para determinarlas. No, nada de pos- esión ni propiedades, un encuentro de rutina con alguien distinto para vivir un tiempo incontrolado con la sola necesidad de la inyección del alma en la materia de los ojos, todo insinuado y entregado, hasta que el final ponga su límite perfecto y cierre todas las puertas del encuentro. Y nada será recuer- do, solo presente, algo no vivido, algo que se está viviendo y la intensidad le impide que se esconda en la memoria. 


Ramón Llanes. (EL CAJÓN DEL SASTRE)

PRESENTACIÓN EN THARSIS


DEDICADO A RAMÓN LLANES

Con el permiso de todos, quisiera pasada mi intervención, dedicarle unas palabras al autor….. Porque Ramón Llanes es…..

Un soplo de vida
de nuestra amada tierra,
Secuencias del más adentro
y es Amada Diosa
y poema perfecto
y Aguas de Liturgias
de este lagunazo nuestro,
y Sonetos de Corazón
de este Tharsis bello,
eres la pluma perfecta
que escribió sobre este pueblo,
eres corta, y eres mina
y eres, Madroñal de sentimientos,
eres plaza del minero
y paseo de los aromos
de tu amado pueblo nuevo.
Eres cerro de los gatos
eres divisa y Aguavieja
y manantial de agua clara
que dio el pozo de tejera,
o como decía el cabrero
eres la piedra angular
que salió de filón norte
del más puro mineral,
embajador de estos lares
Dique pino, cantareras
enamorado de tu Tharsis
diciéndole al mundo entero
como tu tierra ninguna,
que eres malacate eterno
y eres minero de cuna,
eres Rajita y eres Sastre
y eres sobrino de Valle
con eso tienes bastante.

Dedicado a Ramón Llanes en el día de la presentación en Tharsis de su libro, “El Cajón del sastre”

Tharsis, 14/08/2017

Simón Pérez









lunes, 14 de agosto de 2017

MI FANDANGO ES UN PREGÓN


SIERRA BULLONES. THARSIS


DOS MUNDOS


Dos mundos


La política es el arte de la disgregación. Es la ideología la marca indiciaria de los desafíos que recalan en la división de clases con la finalidad de obtener la más cualificada cuota de aceptación en el ejercicio de cualquier nota de mando. La política es la "ciencia" capaz de crear, inventar o diseñar dos mundos distintos con la única capacidad del pensamiento, sin necesidad de prácticas de laboratorio ni investigaciones atareadas e interminables, solo es preciso un elemento: la estrategia; desgarbada, viciada, tóxica, sin aperos de ética, pero estrategia, como mala arte para poder seccionar a los seres humanos según la conveniencia, previa tarea de recaudación de gestos y gustos exactamente iguales a los plasmados en las consignas del líder.
Así, con esta tela, el movimiento político actual de nuestro país, ha formado dos mundos que responden a fines iguales pero con anatomías desiguales porque el mínimo parecido que pudiera existir entre ellos facilitaría el rechazo de los adeptos. La política está ordenada en este parámetro de la disgregación y el separatismo; los mundos deben ejercer su posicionamiento con la regla del alejamiento, a ser posible odio, a ser posible venganza.
Desde la óptica del ciudadano medio que nace, crece, se reproduce y muere, estas finalidades no aseguran un ejercicio mejor del poder porque las premisas de los partidos tienen sus venenos en las leyes y pueblan de deshonra hasta el parecer de los excluidos. El humano superviviente formula sus cuestiones en su propia soledad porque no gusta ni participa de las grescas parlamentarias y se siente un dios menor en esta andadura que mucho se parece a una batalla constante contra la incoherencia. Y estos ciudadanos -una vez en esos mundos-, separados, inútiles, a contracorriente, se envenenan con la savia machacona que está latente en cada mensaje político y él acaba por ejercer sus devaneos con estas miserias, mirando a ninguna parte y aprendiendo a ser crítico inmisericorde, tirano y malvado con quien no se viste con el traje de su ideología. Y quedan dos mundos irreconciliables incluso para cumplir los mandatos constitucionales que con gran boato juraron. 

Ramón Llanes. (EL CAJÓN DEL SASTRE).

sábado, 12 de agosto de 2017

ABSTRACTOS


ABSTRACTOS

 

                La extraña longitud de las miradas, los sonidos del eco que proporcionan las palabras, un arcoíris despintado por un descuido del encargado del universo, la lluvia que restriega su osadía una tarde de julio en un lugar del sur, la intolerancia de una madre que desea evitar el amamantar a la niña para dedicar su tiempo a poseerse de ganglios en las retinas del miedo, el confort del vago, la insatisfacción de los amados, el trajín de las hormigas que no se cansan de recoger para un invierno que nunca llega, el compromiso incierto de todos lo que nunca recuerdan lo que prometieron, la velocidad de un sueño cortada por la ingratitud de una realidad, un crepúsculo invadido de tortugas en una isla sin alimento, la sensatez de los poderosos, las cuatro verdades que jamás se cantaron en la alcoba al maltratador, la finalidad del trabajo cogida con alfileres de molde, la furia de quienes protestan contra el olvido de quienes son protestados, las mil promesas que nunca fueron cumplidoras, el humo tan negro que suelta la dolencia de los que no tienen otro patrimonio que el hambre, la voracidad de los avaros que en cualquier rincón encontraron cobijo para sus travesuras, el infortunio de creerse feliz y nunca serlo, la incapacidad para soportar las mentiras que inundan los días, el precio que los sabios les ponen a las cosas comparado con el precio que las cosas les ponen a los sabios, un calcetín con un agujero en el dedo gordo y muchos calcetines sin dedo gordo para el uso, una ramera que repasa su recaudación de anoche y olvida el desgaste de vida, la comodidad de quienes están siempre encendiendo las luces y apagando los reflejos, la verdad de los mentirosos, el pudor del niño para no manchar por primera vez la sábana, los padres que buscan orientarse en la soledad porque perdieron todos los recursos para desenvolverse en gratas compañías, el deber de los obligados a dotar de servicios y tutela a los perdidos, la vergüenza no conocida de los más fuertes, los más altos, los más listos y los menos generosos que contentan su bienestar aparentando solvencias, la poca fe de los más religiosos, la pistola encendida del mando del batallón por si se sublevan las moscas, el día más loco de un malvado que respondió con un sable a la negativa de un beso. Abstractos de esta vida.

 

                Ramón Llanes 29.5.2015.